SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

Los ficheros de morosos

Los ficheros de morosos son registros en los que se inscribe a aquellas personas, físicas o jurídicas, que hayan dejado impagada una deuda.

Estos ficheros están regulados por la Ley  Orgánica de Protección de Datos Personales y han de responder a los principios de prudencia, ponderación y veracidad.

 

  • ¿Cuántos ficheros de morosos hay en España?

    Los principales son los siguientes:

    • ASNEF: Son las siglas de Asociación Nacional de Entidades de Financiación. Este fichero se forma con las aportaciones de las propias entidades financieras, que dan información de sus morosos a cambio de la información de los de otras entidades.
    • BADEXCUG: Se corresponde con las siglas de Base de Datos Experian Closed Users Group, y se forma con la información que suministran más de 200 informantes.
    • RAI: Registro de Aceptaciones Impagadas. Está referido fundamentalmente al impago de instrumentos de cambio (letras, pagarés y cheques). Se constituye con la información que suministran entidades financieras y de crédito.
    • CIRBE: Central de Información de Riesgos del Banco de España. El Banco de España obliga a las entidades financieras y de crédito a suministrar información referida más al riesgo bancario que a las deudas impagadas.
    • FIM: Fichero de Inquilinos Morosos. Se forma con información que facilitan los arrendadores de inquilinos que no pagan su renta y sentencias de desahucios.

  • ¿Cuando es legal la inclusión de datos en un fichero de morosos?

    El tratamiento de los datos incluidos en uno de estos ficheros sólo será legítimo si se dan las siguientes circunstancias:

    • Han de haber sido facilitados por el acreedor o por quien actúe por su cuenta.
    • Tienen que referirse a deudas ciertas, vencidas y exigibles. Si el deudor ha reclamado o no reconoce la deuda no se podrá incluir el dato.
    • El acreedor tiene que haber informado al deudor acerca de la posibilidad de inclusión de sus datos en los ficheros de morosos, con indicación de aquéllos en los que participe.
    • La entidad que mantenga estos ficheros tiene que informar al deudor de su inclusión en los mismos, ofreciéndole la posibilidad de rectificación o cancelación.
    • Los datos sólo pueden mantenerse en el fichero de morosos mientras persista el incumplimiento, con el límite máximo de cinco años desde la fecha de vencimiento de la obligación incumplida.
    • Los datos referidos a un deudor determinado solamente puedan ser consultados cuando quien consulte el sistema mantenga o vaya a mantener una relación contractual con el afectado que implique el pago de dinero. Si finalmente esa relación contractual no se genera como consecuencia de una consulta al fichero de morosos, quien haya consultado tendrá que informar al afectado del resultado de la consulta.

 

 

Para la inscripción en un fichero de morosos la deuda tiene que tener una antigüedad mínima de 4 meses, con independencia de su cuantía

 

 

Francisco José Mateos Hernández. Abogado perteneciente al Ilustre Colegio de Abogados de Granada desde 1992. Director de la página web www.abogadoparafamilias.com especializada en el asesoramiento en derecho de familia, derecho del consumidor y en todas aquellas cuestiones que afectan a la dinámica familiar desde su nacimiento.

Deje una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies