SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

Las tarjetas revolving y los intereses usurarios

Las tarjetas revolving son tarjetas de crédito en las que puedes aplazar el pago. Así, en lugar de pagar las compras del mes anterior al principio del mes siguiente como ocurre normalmente, se puede pagar a plazos, aunque con un interés por ese aplazamiento.

La tarjeta revolving funciona en realidad como un préstamo al consumo preconcedido; en el contrato que se firma se determina la cantidad máxima de la que se puede disponer, el modo de devolver el dinero, ya sea un porcentaje de la cantidad dispuesta o una cantidad fija, y los intereses que se cobrarán.

Si no se aplaza nada no se aplica interés alguno, funcionando entonces como una tarjeta de crédito normal y corriente.

El problema es que, en caso de aplazamiento, ese interés suele ser muy alto, fácilmente del 20% o del 25% , de modo que se hace muy difícil devolver el capital adeudado. Así, aunque se paguen las cuotas del aplazamiento la deuda no disminuye; incluso puede aumentar.

La posibilidad de que el consumo se dispare y las elevadas tasas de interés son dos de los principales riesgos de las tarjetas revolving, hasta el punto de que pueden encubrir auténticos préstamos usurarios.

Algunas de las claves para identificar este tipo de tarjetas son las siguientes:

  • Cuando se nos ofrece una tarjeta de este tipo se insiste sobre todo en la cuota mensual a pagar, no en el plazo de amortización de la deuda.
  • Se permite al consumidor fijar la cuota mensual que desea pagar
  • La TAE o la TIN son muy elevadas (por encima del 20%)
  • Gratuidad de la tarjeta, durante el primer año o para siempre

El Tribunal Supremo ya analizó los préstamos usurarios en su sentencia de 25 de noviembre de 2015. Sin embargo ha sido en una reciente sentencia de 4 de marzo de 2020 en la que se ha abordado el tema concreto de las tarjetas revolving.

En esta sentencia el Tribunal Supremo considera que un tipo de interés del 26,82% TAE fijado por este tipo de tarjetas es manifiestamente superior al normal del dinero y ha de considerarse como usurario, lo que implica la nulidad del contrato de uso de la tarjeta revolving.

 

 

Francisco José Mateos Hernández. Abogado perteneciente al Ilustre Colegio de Abogados de Granada desde 1992. Director de la página web www.abogadoparafamilias.com especializada en el asesoramiento en derecho de familia, derecho del consumidor y en todas aquellas cuestiones que afectan a la dinámica familiar desde su nacimiento.

Deje una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies