SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

El nacimiento

Según la ley española, la personalidad se adquiere en el momento del nacimiento con vida, una vez producida la completa separación del útero materno, y se mantiene hasta el momento de la muerte.Nacimiento_2

En el supuesto de un bebé concebido pero aún no nacido (lo que se conoce como un nasciturus), se le considera como nacido, y por tanto con personalidad, para todos los efectos legales que le puedan ser favorables (pensemos por ejemplo en una herencia), siempre que acabe naciendo con vida y se separe completamente del seno materno.

No siempre fue así; hasta no hace mucho tiempo (julio de 2011) para considerar a alguien como nacido también se exigía permanecer como mínimo 24 horas separado del seno materno ¡¡y tener forma humana!!, en una regulación de resonancias medievales afortunadamente superada.

La personalidad supone la existencia de una serie de derechos que son inherentes al ser humano por el sólo hecho de serlo, es decir, por el sólo hecho de nacer, llamados por ello derechos de la persona entre los que podemos citar el derecho a la vida, a la libertad, a la integridad física y moral.

Una de las consecuencias derivadas del nacimiento y del correlativo surgimiento de esos derechos de la personalidad es la filiación, es decir, la constatación frente a todos de quiénes son nuestros progenitores, de cuál es nuestro nombre y de dónde hemos nacido. La filiación así establecida determina, entre otras cosas, cuál es nuestra nacionalidad y, en consecuencia, cuáles son las leyes que nos afectan y que nos protegen.

Tras el parto la personalidad y la filiación vienen determinadas por el nacimiento; en el caso de una adopción la personalidad ya ha surgido por el hecho del nacimiento, pero la filiación se cambia a consecuencia del procedimiento de adopción, que supone la extinción de los vínculos con la familia biológica y al nacimiento de nuevos vínculos parentales con la familia de adopción.

Nacimiento_1Un supuesto aún no debidamente regulado en nuestra legislación es el derivado de un nacimiento por el procedimiento de un vientre de alquiler, también llamado madre de alquiler o maternidad subrogada. En estos supuestos la personalidad claramente ha surgido con el hecho del nacimiento. En cuanto a la filiación, se presentan algunos problemas en lo que a su atribución se refiere.

Deje una respuesta

*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies