SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

¿Qué es el matrimonio?

En nuestra legislación no existe una definición de qué es el matrimonio, y han tenido que ser los estudiosos del derecho (lo que se conoce como “la doctrina”) quienes han tenido que acuñar una definición.

De entrada y desde un punto de vista estrictamente civil, en España el matrimonio es un acto o, mejor dicho, un negocio jurídico que se celebra entre dos personas, del mismo o de distinto sexo, y que da lugar a una relación jurídica matrimonial generadora de una serie de efectos tanto personales como patrimoniales.

Los primeros, los personales (quién puede contraer matrimonio, cómo se contrae el matrimonio, qué derechos y deberes comporta y cómo se extingue)  aparecen regulados en nuestro Código Civil en los artículos 42 a 107.

Los segundos, los patrimoniales (fundamentalmente los distintos regímenes económicos matrimoniales), se regulan en nuestro código civil junto a los demás contratos en los artículos 1.315 a 1.444, justo antes del contrato de compraventa.

Así y sin ánimo de sentar cátedra, podemos definir el matrimonio como aquel acto jurídico mediante el que los contrayentes manifiestan su voluntad de crear una comunidad de vida, es decir, de vivir juntos, de fundar una familia y de asumir los fines propios de dicha unión, reflejados básicamente en los artículos 66 a 71 del Código Civil.

Esa manifestación de voluntad es lo que conocemos como consentimiento matrimonial, consentimiento que ha de ser puro (es decir, sin condición, término o modo) y auténtico (es decir sin el ánimo, oculto o no, de excluir los fines propios de la unión matrimonial antes mencionados).

En caso contrario ese consentimiento, aunque pudiera ser válido y legal a efectos de celebrar cualquier otro contrato (por ejemplo una compraventa), será nulo a efectos matrimoniales. Y cuando hablamos de nulidad  en materia matrimonial nos referimos a la nulidad absoluta, insubsanable y que puede ser declarada a posteriori, es decir, después de celebrado el matrimonio.

Estas consideraciones tienen especial trascendencia en relación a lo que se ha dado en llamar “matrimonios de conveniencia”, también llamados “de complacencia” que son aquellos en los que uno o los dos contrayentes son extranjeros y contraen matrimonio con el acuerdo, expreso o tácito, de que nunca habrá ni convivencia matrimonial ni voluntad de fundar una familia y de que, pasado un plazo convenido, se instará el divorcio. En estos matrimonios existe un consentimiento prestado en forma legal, pero nulo por no ser auténtico según hemos expuesto antes.

Deje una respuesta

*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies