SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

El secreto profesional de los abogados

secreto profesionalLos abogados tenemos la obligación de guardar secreto profesional, tal y como resulta de diferentes disposiciones legales. Así, la Ley Orgánica del Poder Judicial señala, en su artículo 542.3 que “Los abogados deberán guardar secreto de todos los hechos o noticias de que conozcan por razón de cualquiera de las modalidades de su actuación profesional, no pudiendo ser obligados a declarar sobre los mismos”.

Por su parte tanto el Estatuto General de la Abogacía como el Código Deontológico de la Abogacía también consagran la obligación del abogado de guardar el secreto profesional.

Esta obligación de sigilo tiene varias manifestaciones:

  • Secreto profesional en términos generales

    Es el que nos obliga a guardar secreto en los términos señalados en el ya citado artículo 542.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, cuyo contenido coincide prácticamente en su totalidad con el artículo 32 del Estatuto General de la Abogacía
  • Secreto profesional respecto de las relaciones que mantengamos con otros abogados

    Es normal que antes del inicio de un procedimiento o incluso durante el mismo los abogados de las partes enfrentadas hablemos o nos remitamos alguna comunicación referente al tema litigioso.secreto profesional_5

    En estos casos hablamos con entera libertad, salvaguardando siempre los intereses de nuestros respectivos clientes. Pues bien, los abogados hemos de mantener reserva sobre las conversaciones o comunicaciones de cualquier tipo que mantengamos en estos casos, con prohibición de revelarlas o presentarlas en juicio sin el previo consentimiento del otro abogado.

    Sólo se admite una excepción. Que por ser un asunto lo suficientemente grave la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados autorice la revelación o presentación en juicio de esas conversaciones o comunicaciones, sin necesidad del consentimiento del otro abogado.

  • Secreto profesional respecto del cliente

    Los abogados no podemos facilitarle al cliente las cartas, comunicaciones o notas que recibamos del abogado de la otra parte, salvo expresa autorización del mismo. Por otro lado el secreto profesional no tiene limitación temporal. Se mantendrá aunque la relación profesional entre el cliente y el abogado haya terminado.

En cuanto a las reuniones que podamos mantener con las partes, las conversaciones con los clientes, los contrarios o sus abogados, bien presencialmente o por cualquier medio telefónico o telemático, no podrán ser grabadas sin previa advertencia y conformidad de todos los intervinientes y en todo caso quedarán amparadas por el secreto profesional, es decir no podremos revelarlas.

El deber de secreto profesional afecta también a los empleados o colaboradores del despacho y, en el caso de que se ejerza la abogacía de manera colectiva, también afectará a los demás abogados del despacho, pero en este caso deberá solicitarlo así el cliente.

¿Qué ocurre en aquellos casos especialmente graves? Supongamos que, comosecreto profesional_7 consecuencia de la relación con su cliente, el abogado sabe que se va a cometer un delito, acaso grave. ¿También hay que guardar el secreto profesional?

En estos casos en los que la obligada preservación del secreto profesional, pudiera causar perjuicios irreparables o flagrantes injusticias, el Decano del Colegio aconsejará al abogado con la finalidad exclusiva de orientar y, si fuera posible, determinar medios o procedimientos alternativos de solución del problema planteado ponderando los bienes jurídicos en conflicto.

Es decir, somos abogados; sabemos encontrar soluciones respetando la Ley.


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies