SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

Modificación de la pensión por alimentos

pension alimentosEl Código Civil (arts. 90 y 91) prevé la posibilidad de que las medidas acordadas en los procedimientos de separación o divorcio puedan modificarse si se alteran de manera sustancial las circunstancias que existían cuando se adoptaron. Es decir, que la pensión por alimentos reconocida por sentencia a favor de los hijos también se puede modificar si se ha producido esa alteración sustancial.

La modificación de la pensión de alimentos se realiza a través de un procedimiento judicial conocido, precisamente, como de modificación de medidas, que se inicia mediante demanda y en el que hay que comparecer con abogado y procurador.

Refiriéndonos al caso concreto de la pensión por alimentos a favor de los hijos establecida en una sentencia de separación o divorcio, sea cual fuere la modificación que se pretenda es necesario que se den una serie de requisitos. Así:

1. Es necesario que los hechos en los que se basa la petición de modificación de la pensión por alimentos sean sobrevenidos, es decir, que hayan ocurrido con posterioridad a la sentencia que fija esa pensión; es preciso también que esos hechos no dependan de la voluntad de quien los alega y han de ser razonablemente imprevisibles en el momento en que se dictó la sentencia que estableció la pensión.

2. Es preciso que esos hechos sobrevenidos supongan un cambio esencial en las circunstancias que se tuvieron en cuenta a la hora de acordar la pensión por alimentos.

3. El cambio de circunstancias, además de ser esencial, ha de ser permanente.

4. Finalmente ese cambio sobrevenido, involuntario, imprevisible, esencial y permanente en las circunstancias que se tuvieron en cuenta a la hora de acordar la pensión por alimentos, ha de poderse probar. No basta con una simple alegación. Es necesario acreditarlo cumplidamente.

¿Qué modificaciones de la pensión se pueden solicitar?

Cuando se solicita una modificación de la pensión por alimentos se pueden pretender dos cosas: La reducción (o extinción) de la cuantía de la pensión, o su aumento. Vayamos por partes:
Reducción alimentos

1. Se puede plantear una reducción de la cuantía de la pensión por alimentos en los casos de disminución de los ingresos del progenitor que la paga o de aumento de los ingresos del progenitor con quien convive el hijo o los hijos.

En los supuestos de descenso de los ingresos del progenitor que paga la pensión y por tratarse de circunstancias que dependen de su voluntad, no se suele estimar una reducción de la pensión en los casos de nacimiento de nuevos hijos, de asunción de nuevas deudas, de reducción de jornada laboral o de cambio de empresa (salvo que se demuestre que se trató de una imposición empresarial). Por lo que se refiere al desempleo, hasta no hace demasiado tiempo tampoco se consideraba una circunstancia que justificara una reducción de la pensión por alimentos por tener un carácter transitorio; los tribunales solían considerar que el obligado al pago de la pensión no permanecería demasiado tiempo en el paro. En la actualidad y por razones obvias esa percepción ha cambiado y el desempleo puede ser una causa de reducción de la cuantía de la pensión por alimentos.

Aumento ingresos

En los casos de aumento de ingresos del progenitor con quien conviven los hijos, cabe la posibilidad de acordar una reducción de la cuantía de la pensión a cargo del otro progenitor cuando ese aumento de ingresos es sustancial y tiene vocación de permanencia; el caso más claro es aquel en que en progenitor custodio que se encontraba en situación de desempleo, encuentra un trabajo remunerado.

2. Se puede plantear también una modificación de la pensión consistente en el aumento de su cuantía. El caso más común es el del aumento de las necesidades de los hijos menores (por ejemplo, cuando pasan de la educación primaria al bachillerato donde los gastos escolares suelen aumentar). También puede plantearse en los casos de aumento de los ingresos del progenitor obligado al pago o de disminución (o desaparición) de los ingresos del progenitor con quien conviven los hijos. Pero son supuestos en los que no cabe generalizar; habrá que atender al caso concreto.

3. Finalmente se puede plantear una extinción de la pensión; existen unas causas tasadas que determinan la extinción de la pensión por alimentos o, mejor dicho, de cese de la obligación de prestar alimentos. Estas causas son:

a) La muerte del progenitor obligado al pago de la pensión o del hijo la percibe.

b) Cuando el hijo que percibe la pensión pueda ejercer una profesión, arte u oficio o tenga ingresos que le permitan mantenerse. El hecho de alcanzar la mayoría de edad no es por sí solo causa de extinción de la pensión por alimentos.

c) Cuando el hijo que percibe la pensión incurre en causa de desheredación; piénsese en el caso de un hijo que maltrata a su padre o madre.

d) Cuando la necesidad del hijo de percibir la pensión se deba a su mala conducta o falta de aplicación en el trabajo. Es el caso de los llamados “ninis”.

Deje una respuesta

*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies