SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

La pensión por alimentos a favor de los hijos

Pensión-1 Una de las principales consecuencias en los casos de separación o divorcio   es el establecimiento de una pensión por alimentos a favor de los  hijos del matrimonio; así lo establece el artículo 93 del Código Civil   cuando señala que “El Juez, en todo caso, determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos y adoptará las medidas       convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones  a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento”.

Esta obligación de satisfacer alimentos a favor de los hijos recae normalmente en el cónyuge que no los tiene bajo su guarda y custodia, y supone sufragar no sólo los gastos ordinarios de mantenimiento sino también los gastos extraordinarios.

En principio no hay duda de cuáles puedan ser esos gastos ordinarios: Los referidos a los alimentos, vestido, colegio, medicamentos, etc, de los hijos que son perfectamente previsibles.

Sin embargo más dudas suscitan cuáles puedan ser los gastos extraordinarios.

En principio son gastos extraordinarios aquellos que no se pueden prever; no se generan periódicamente de modo que pueden aparecer o no. Pero cuando surgen han de abonarse forzosamente, ya que afectan al cuidado del o de los hijos. Piénsese en el caso del cuidado dental o de intervenciones quirúrgicas en general.gastos

Como se ve no hablamos de gastos innecesarios o secundarios. Son realmente precisos; lo que ocurre es que son imprevisibles y, en consecuencia, no pueden cubrirse con una pensión periódica de alimentos.

la pensión por alimentos a favor de los hijos no sólo ha de cubrir los gastos ordinarios, sino también los extraordinarios

En los casos de divorcios o separaciones de mutuo acuerdo habrán de ser los cónyuges quienes determinen en el convenio regulador qué gastos han de considerarse extraordinarios y, en su caso, en qué proporción han de ser cubiertos por cada uno de ellos.

En el supuesto de divorcios o separaciones contenciosos, si no hay acuerdo de los cónyuges habrán de ser los tribunales quienes decidan qué gastos son o no extraordinarios y la proporción en la que habrán de ser financiados por cada ex cónyuge.

Tanto los gastos ordinarios como los extraordinarios han de ser sufragados por los ex cónyuges: Mediante el abono de la pensión por alimentos a cargo del progenitor que no convive con los hijos en el caso de los gastos ordinarios o proporcionalmente en el caso de los gastos extraordinarios.

¿Pero qué criterios se siguen para determinar la cuantía de una pensión por alimentos? Y además ¿Qué sucede en los casos de guarda y custodia compartida? 

Los abogados de familia sabemos que los principales puntos de conflicto en todo divorcio o  separación son los referidos a la determinación de la pensión por alimentos (o la pensión compensatoria, en su caso) y a la guarda y custodia de los hijos menores.

alimentos_2 pensionesLa determinación de la cuantía de una pensión por alimentos a favor de los hijos es materia que depende del criterio de cada juez, lo que llevaba a que se dieran soluciones distintas a situaciones iguales en función de qué juez conocía del caso.

Afortunadamente se han establecido unos criterios objetivos que sirven de orientación tanto a abogados como a jueces a la hora de reclamar o acordar el establecimiento de una pensión por alimentos. Estos criterios fueron elaborados en el mes de mayo de 2013 por el Consejo General del Poder Judicial y se plasmaron en unas tablas orientadoras que permiten establecer el importe de una pensión por alimentos relacionando, con criterios objetivos, la capacidad económica de cada uno de los progenitores, el número de hijos y el lugar de residencia, distinguiendo además si se aplica a una situación de guarda y custodia de los hijos por uno sólo de los progenitores o a un régimen de guarda y custodia compartida.

En aquellos supuestos en los que los progenitores perciben escasos ingresos, inferiores a 700 €, estas tablas orientadoras no recogen el cálculo de ninguna pensión por alimentos. En estos casos se aplica la llamada pensión mínima de subsistencia, cuya cuantía varía en función del territorio en el que se aplique pero que suele oscilar entre los 200 € y los 250 € por cada hijo. Este mínimo de subsistencia se establece con independencia de los ingresos de los progenitores ya que se considera que es la cantidad mínima por debajo de la cual no se pueden sufragar los gastos por alimentos de los hijos.

Finalmente hay que señalar que esta pensión por alimentos ha de actualizarse anualmente para adecuar su importe al incremento de los precios. La sentencia que la fija ha de determinar el criterio de actualización de cada pensión; normalmente ese criterio será el incremento anual del IPC que publica el Instituto Nacional de Estadística.

Deje una respuesta

*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies