SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

La pensión compensatoria

La pensión compensatoria en el marco de un divorcio o una separación es aquella que se acuerda a favor de uno de los cónyuges que ve empeorada su situación económica como consecuencia, precisamente, de la separación o el divorcio. Se trata de minimizar el desequilibrio que afecta a un cónyuge que durante el matrimonio tiene un determinado nivel de vida y que, como consecuencia del divorcio o la separación, sufre un empeoramiento en su posición económica.

Esta pensión compensatoria puede ser temporal, indefinida, consistir en una prestación periódica o en una retribución única.

Sin embargo para que el juez acuerde una pensión compensatoria no basta sólo con quePensión-2 se dé un empeoramiento de la posición económica de uno de los cónyuges; es preciso también que ese  empeoramiento tenga su origen en la pérdida de derechos o expectativas. El caso paradigmático es el de la esposa (o del esposo) que ve perjudicada su carrera profesional o sus oportunidades laborales a consecuencia de dedicarse al cuidado de la familia. Después de años de cuidar a los hijos, producido el divorcio y probablemente con una cierta edad, sus posibilidades de incorporarse al mercado laboral o de retomar su carrera profesional pueden disminuir de manera significativa. Por ello la pensión compensatoria persigue colocar al cónyuge que la recibe en la situación de igualdad de oportunidades laborales que habría tenido de no haberse casado, por lo que tendrá que tener la duración y cuantía suficientes para ello.

Por otro lado hay que tener presente que las distintas situaciones económicas en las que quedan los cónyuges que se van a divorciar o a separar han de apreciarse en el momento de la separación o del divorcio; las circunstancias posteriores a esa ruptura no se tendrán en cuenta para fijar una pensión compensatoria.

También han de tenerse en cuenta otros factores como pueden ser la edad, duración efectiva del matrimonio, dedicación al hogar y a los hijos; cuántos de éstos precisan atención futura; estado de salud, y su recuperabilidad; trabajo que el cónyuge acreedor desempeñe o pueda desempeñar por su cualificación profesional; circunstancias del mercado laboral en relación con su profesión; facilidad de acceder a un trabajo remunerado —perspectivas reales y efectivas de incorporación al mercado laboral—; posibilidades de reciclaje o volver  al anterior trabajo (que se dejó por el matrimonio); preparación y experiencia laboral o profesional; oportunidades que ofrece la sociedad, etc.

pensión-3La pensión compensatoria no es, pues, una consecuencia automática de la separación o el divorcio; busca el restablecimiento de un desequilibrio económico tal y como hemos expuesto y por ello el juez, al adoptarla, puede determinar tanto su cuantía como su duración (temporal o indefinida), que habrán de ser las necesarias para que se pueda entender restablecido aquel desequilibrio.

Deje una respuesta

*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies