SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

Contratos celebrados fuera de un establecimiento comercial

Son aquellos que se celebran con la presencia física simultánea del consumidor y el empresario, pero fuera del establecimiento comercial o mercantil. El caso más característico es el de un empresario o comerciante que organiza una excursión con potenciales consumidores para venderles sus productos.

  • ¿Cuáles son los derechos del consumidor a la hora de contratar fuera del establecimiento comercial?

     

    • Información previaprotección

    Antes de que el consumidor quede vinculado el empresario la facilitará de manera clara y comprensible, al menos en castellano y en papel u otro soporte duradero, información sobre los aspectos esenciales del contrato, como por ejemplo:

    • Las características fundamentales del bien o servicio que se propone adquirir.
    • La identidad del empresario y su nombre comercial, con su dirección completa, teléfono, fax y correo electrónico.
    • El precio total, impuestos incluidos, del bien o servicio que se contrata; el coste de la llamada o del sistema de comunicación empleado y el sistema de pago del precio, entrega del bien y fecha de entrega.
    • Si existe un derecho de desistimiento a favor del consumidor, condiciones, plazo y procedimiento para ejercitarlo, así como el coste de devolución del bien o servicio. En el caso de que no le asista ese derecho habrá de indicarse claramente.
    • La existencia de una garantía legal y de un sistema de asistencia postventa  para el consumidor.
    • La duración del contrato o, si el contrato se prorroga automáticamente, las condiciones de resolución. La duración mínima de las obligaciones del consumidor y las condiciones de los depósitos o fianzas que el consumidor tenga que pagar, en su caso.
    • La posibilidad de recurrir a un mecanismo de arbitraje para la resolver las reclamaciones de los consumidores, si el empresario está adherido a este sistema.

     

    • Contrato 

    GarantíaEl empresario facilitará al consumidor, al menos en castellano, copia del contrato firmado o de su confirmación, en papel o, si el consumidor está de acuerdo, en otro soporte duradero, incluida cuando proceda la pérdida del derecho de desistimiento. En ningún caso la falta de respuesta expresa del consumidor a una oferta de contratación podrá considerarse como aceptación de ésta.

    En el supuesto de que, a pesar de que no se haya aceptado expresamente un contrato, el empresario suministrase un bien o servicio ofertado, el consumidor no estará obligado a devolverlo ni a custodiarlo y no se le podrá reclamar pago alguno.

    El contrato celebrado sin que se remita al consumidor copia o confirmación del mismo, podrá ser anulado por éste.

  • ¿Qué garantías tiene el consumidor una vez que ha celebrado el contrato?

    Obviamente los bienes y servicios adquiridos a través de estos contratos disponen de una garantía legal, de la posibilidad de una garantía comercial y de un servicio postventa para posibilitar reparaciones.
  • ¿Qué ocurre cuando el empresario envía al consumidor el bien contratado?

    Transporte_1Cuando el empresario envía el bien adquirido, el riesgo de su pérdida o deterioro se transmite al consumidor cuando él (o un tercero designado por él que no sea el transportista) haya adquirido la posesión material del bien.

    Si el consumidor encarga personalmente el transporte del bien y el transportista no estuviera entre los propuestos por el empresario, el riesgo de pérdida o deterioro del bien se transmite al consumidor en el momento de su entrega al transportista.

  • ¿Qué ocurre en el caso de contratos celebrados con empresarios de otros países de la Unión Europea? ¿Se aplica la ley española u otra distinta?

    En principio, los contratos celebrados entre consumidores españoles y empresarios o fabricantes de otros países de la Unión Europea se regirán por la ley que ambas partes elijan.

    En el supuesto de que no se haya elegido ninguna ley, se aplicarán las siguientes leyes dependiendo del tipo de contrato:

    • Contratos para el transporte de mercancías: La ley aplicable será la ley del país donde el transportista tenga su residencia habitual, siempre y cuando el lugar de recepción o el lugar de entrega, o la residencia habitual del remitente, también estén situados en ese país. Si no se cumplen estos requisitos, se aplicará la ley del país donde esté situado el lugar de entrega.
    • Contratos para el transporte de pasajeros: El contrato se regirá por la ley del país donde el pasajero tenga su residencia habitual, siempre y cuando el lugar de origen o el lugar de destino también estén situados en ese país. No obstante, si el contrato presenta vínculos manifiestamente más estrechos con un país distinto del anteriormente indicado, se aplicará la ley de ese otro país.
    • Contratos de consumo entre consumidores y profesionales: Se regirán por la ley del país en que el consumidor tenga su residencia habitual, siempre que el profesional ejerza o dirija sus actividades comerciales a ese país. Basándose en la libertad de elección, las partes también podrán acordar que el contrato se rija por otra ley, siempre que esta ofrezca el mismo nivel de protección a los consumidores que la de su país de residencia habitual.Europa
    • Contratos de seguro: Se regirán por la ley del país en el que el asegurador tenga su residencia habitual. No obstante, si el contrato presenta vínculos manifiestamente más estrechos con un país distinto del anteriormente indicado, se aplicará la ley de ese otro país.
    • Contratos individuales de trabajo: La ley aplicable podrá determinarse basándose en el principio de libertad de elección, siempre que el trabajador obtenga el mismo nivel de protección que con la ley aplicable en defecto de elección. En este último caso, el contrato se regirá por la ley del país en el cual o, en su defecto, a partir del cual el trabajador realice su trabajo habitualmente. Si esto no pudiera determinarse, el contrato se regirá por la ley del país donde esté situado el establecimiento a través del cual haya sido contratado el trabajador. No obstante, si el contrato presenta vínculos manifiestamente más estrechos con un país distinto del anteriormente indicado, se aplicará la ley de ese otro país.

    Si a pesar de todo esto no se puede determinar el contenido de la ley extranjera aplicable, se aplicará subsidiariamente la ley española.

Deje una respuesta

*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies