SpanishEnglishFrenchGermanRussianChinese (Simplified)

Duración y prórrogas.

La duración y régimen de prórrogas de los contratos de arrendamiento de vivienda está regulada en los artículos 9 a 16 de la LAU.

Hay que tener presente que la vivienda arrendada no podrá ser cedida o subarrendada a un tercero (cesionario o subarrendatario), ni total ni parcialmente, sin el consentimiento expreso y por escrito del arrendador. En el caso de que se autorizara el subarriendo del inmueble, sólo podría destinarse por el subarrendador a vivienda y tendría la misma duración que el contrato de arrendamiento inicial. En el supuesto de que la finca se subarrendara sin este consentimiento, se incurriría en causa de resolución del contrato de arrendamiento y de posterior desahucio.

  • Duración del arrendamiento y prórrogas

    • El contrato de arrendamiento de vivienda tendrá la duración que libremente establezcan las partes en contrato; pero si esa duración es inferior a 3 años se prorrogará por plazos anuales hasta que alcance los 3 años, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de las prórrogas, su voluntad de no renovarlo.
    • Si no se ha pactado la duración del arrendamiento, o esta duración es indeterminada, se considera que su vigencia es de un año, aplicándose el mismo sistema de prórroga hasta los 3 años a que antes nos hemos referido.
    • Supuesto especial. No se aplicará el régimen de prórrogas antes referido cuando el arrendador, una vez transcurrido el primer año de vigencia del contrato, comunica al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada para ocuparla permanentemente él, sus hijos o su cónyuge en los casos en que haya sentencia de separación o divorcio. Esta comunicación se tiene que hacer con dos meses de antelación a la fecha en que la vivienda se vaya a necesitar, y el inquilino tiene que irse obligatoriamente, salvo que las partes llegaran a un acuerdo distinto.
  • ¿Qué ocurre si no se ocupa la vivienda?

    Si pasan 3 meses desde el desalojo sin que se ocupe la vivienda el inquilino, en un plazo de 30 días, podrá optar entre volver a ocuparla conforme al contrato de arrendamiento que tenía y por un nuevo período de hasta 3 años, con abono de los gastos de desalojo de la vivienda, o ser indemnizado por una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar tres, salvo el caso de que la vivienda no se haya podido ocupar por causa de fuerza mayor.
  • ¿Caben más prórrogas en el contrato de arrendamiento?

    . Si, cuando han transcurrido los 3 años de duración mínima del contrato vence éste o alguna de sus prórrogas, y ninguna de las partes ha notificado a la otra con 30 días de antelación su voluntad de no renovarlo, el arrendamiento se prorrogará por un año más. Es lo que se conoce como prórroga tácita.
  • Otros supuestos de continuación del arrendamiento

    • Si el arrendatario manifestase su voluntad de no renovar el contrato o de desistir de él, sin el consentimiento del cónyuge o pareja de hecho que conviviera con él, el arrendamiento podrá continuar en beneficio de dicho cónyuge o pareja.
    • Si el arrendatario abandona la vivienda sin manifestación expresa de desistimiento o de no renovación, el arrendamiento podrá continuar en beneficio del cónyuge  o pareja de hecho que conviviera con aquél siempre que en el plazo de un mes desde dicho abandono, el arrendador reciba notificación escrita del cónyuge o pareja manifestando su voluntad de ser arrendatario.
    • Si la vivienda y el contrato de arrendamiento están inscritos en el Registro de la Propiedad, en el caso de venta de la finca el contrato también vinculará al comprador.
    • En los casos de nulidad, separación o divorcio del arrendatario, su cónyuge podrá continuar en el uso de la vivienda arrendada cuando su uso y disfrute le sea atribuida en sentencia.
    • En caso de muerte del arrendatario podrán continuar con el alquiler:

      • El cónyuge o pareja de hecho del arrendatario que al tiempo del fallecimiento conviviera con él
      • Los descendientes del arrendatario que en el momento de su fallecimiento estuvieran sujetos a su patria potestad o tutela, o hubiesen convivido habitualmente con él durante los dos años precedentes.
      • Los ascendientes o hermanos del arrendatario que hubieran convivido habitualmente con él durante los dos años precedentes a su fallecimiento.
      • Las personas distintas de las mencionadas en los apartados anteriores que sufran una minusvalía igual o superior al 65 por 100, siempre que tengan una relación de parentesco hasta el tercer grado colateral con el arrendatario (tíos y sobrinos) y hayan convivido con éste durante los dos años anteriores al fallecimiento.

 

La duración del contrato de arrendamiento de vivienda, su régimen de prórrogas y su posible continuación con alguien distinto del arrendatario inicial viene regulada en los artículos 9 a 16 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU)

 

 

 

 

 

 

Deje una respuesta

*


Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies